Nota sobre el aburrimiento (y II)

En el anterior post había sugerido la existencia de dos tipos de aburrimiento, uno que es forzado por la circunstancia y del que es difícil huir en razón de la propia circunstancia (una boda, por ejemplo) y otro que se ofrece como opción al primero, al que he definido como humus de toda creatividad y que es, en cierto modo, el sustrato existencial del cosmógono. Hay una diferencia enorme entre ambos: el bostezo, siempre presente en el primer aburrimiento, no aparece en el segundo. Está empíricamente comprobado. Llevo dos días aburrido pero ni un solo bostezo se ha insinuado para nada. Hay otra diferencia referente a la percepción del tiempo: así, en el primer género descrito, el tiempo se empeña en no avanzar por más que se mire el reloj compulsivamente, lo cual acrecienta (no poco) el malestar vivencial. En estos casos, el alma queda como erizada y enredada en un ovillo de lana cronológica; en el segundo género dicho, la percepción es muy otra y consiste en una percepción muy fina, a saber, la de que el Absoluto Hegeliano, la Ontología en pleno, se deslizan de forma vagamente viscosa por encima de nuestra alma detenida sin perturbarla ni un ápice. Y aún destacaré algunas características más para que mi lector sepa discernir ambos aburrimientos con precisión, características alusivas a la gestión (o digestión) nerviosa del estado de ánimo que hemos venido a estudiar: referente al primero, es anquilosante, cansa y agosta las fuerzas vitales, suele generar cefaleas sordas, existe una indefinible náusea gastrointestinal, procura sueños lerdos y pesadísimos y en ciertos casos, aparece febrícula. Por contra, el aburrimiento regio, ajusta el reloj biológico, purga las pasiones, atempera el alma otorgándole clarividencia, acrece la fuerza vital, despeja la testa, abre el apetito, procura un sueño delgado como la oreja de un gato y nos prepara para una acción eficaz en todos los órdenes de la vida. Muy importante: no confundir el aburrimiento con el tedio, que es una emoción que se estudiará más adelante.

Y poco más que menos, esta es la nota que sobre el aburrimiento he escrito en un momento de aburrimiento. Ahora, voy a descansar un rato porque no me apremia nada en absoluto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “Nota sobre el aburrimiento (y II)

  1. Ateneo dice:

    Me gustan los bostezos y creo que en ese caso y siendo así la cosa, me apunto al segundo tipo de aburrimiento. Ahora bien, te has olvidado de la consideracion que ese segundo tipo merece entre los mortales y las consecuencias que sufre el que lo practica con asiduidad, siendo sometido al asedio de frases, lindezas y menesteres imprecatorios de dudosa fragilidad.

    No sigo más porqueme aburro y me está entrando un bostezoooooooooooo graaaaaandeeeeee.

  2. richeutz dice:

    Sobre el aburrimiento creativo me mantengo a la espera de más indicaciones ilustrativas, sobre el otro, me temo que sería de necesaria urgencia elaborar una guía sobre lugares aburridos a fin de evitarlos, porque mucho me temo que sobre el lugar geográfico recae gran parte de la responsabilidad. Me cuesta imaginar a un cosmógono abrurrirse in modum nefandum en su casa, francamente. Sobre las personas que aburren mejor no digo nada, vayamos a salir escaldados como el gato.

  3. Diane dice:

    Yo puedo sugerir, si se me permite, el primer lugar de la lista de lugares a evitar: mi puesto de trabajo.Incluso he llegado a experimentar esa cefalea que Renard describe;es un dolor de cabeza increíblemente parecido al que provoca haber dormido una siesta de 4 horas.Os invitaría a venir por vosotros mismos y comprobarlo, pero entonces dejaría de ser aburrido…Eso sí, en contrapartida, lo recomiendo encarecidamente a individuos interesados en llevar a cabo retiros espirituales prolongados.
    El aburrimiento creativo, en cambio,lo experimenté en el instituto.Efectivamente se trata de un aburrimiento que da mucho de si artísticamente hablando:todavía conservo los garabatos,viñetas,frases surrealistas y poemas en los márgenes de mis libros de geografía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s