Un pequeño capricho que tengo

No me importaría nada que esta joven muchacha, llamada Anoushka Shankar, viniera cada noche a tocarme alguna melodía para que yo pudiera coger un sueño plácido y reparador. Yo creo que tampoco es pedir demasiado y más sabiendo que me agradan los placeres asiáticos. De acuerdo: podéis llamarme caprichoso si queréis, pero como suele decirse, “sobre gustos no hay nada escrito” y yo tengo este. Ya ves tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s