Crisis de pánico (II)

Dado que en estas observaciones etiológicas sobre la ansiedad y el pánico no estoy siguiendo un orden determinado, sino dejando constancia de algunos apuntes que más adelante desarrollaré según el método preestablecido para las comunicaciones científicas, anoto ahora, como cofactor de ciertas crisis de pánico con agorafobia, la percepción de perspectivas geométricas determinadas por planes urbanísticos demenciales.  Las ciudades y pueblos antiguos poseen los trazados propios de un crecimiento natural a partir de las necesidades demográficas de su población: en este sentido, tienen dimensión humana. Su antítesis es la racionalización y aprovechamiento del espacio, cuadrangulándolo y generando en sujetos predispuestos el “efecto túnel” (inexistente en la naturaleza) provocado por un punto de fuga casi explícito. La angustia adviene en forma de percepción falsa: sensación de movimiento nulo y de espacio aberrado. Seguiremos hablando de ello.

Anuncios

2 comentarios el “Crisis de pánico (II)

  1. Urias dice:

    ¿Supondría esto entonces, que los chinos, con sus capitales completamente cuadriculadas desde hace milenios, padecen a menudo de ataques de pánico?

  2. Santiago Jubany dice:

    No, por supuesto y esto, por varias razones, de la cual la principal es que si el efecto tunel citado fuera un determinante absoluto toda la población de las modernas ciudades padecería ansiedad patológica. Aquí se cita un cofactor que no bastaría por sí mismo para provocar una crisis salvo en sujetos predispuestos (sobre todo, agorafóbicos que me han relatado su profunda angustia al transitar por según qué vías) y cuando existe concurrencia simultánea de otros cofactores.
    Luego cabe aplicar otros sumandos, según se irá viendo. En cualquier caso, el ámbito de estas observaciones se circunscribe al ámbito occidental contemporáneo. También los zocos árabes -que no tienen nada de lineal-, acabarían creando pánico en ciertos sujetos.
    Por cierto, aprovecho para citar una fobia en auge: la de circular en automóvil. Quienes la padecen también explican su ansiedad cuando perciben ese “point de fugue” en el centro de su campo visual. Seguiremos hablando. Un saludo, señor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s