Girolamo Cardano

Este fue un hombre extravagante y sabio como pocos. Escribió a mansalva sobre todas las materias posibles y de igual modo se metió en cuantos follones se puede meter una persona. Su autobiografía, editada en castellano, es divertidísima y algo trágica. Una de las joyas de mi biblioteca personal es una primera edición de su Virtud Civil, obra muy rara de encontrar. Se dice que astrológicamente adivinó el día de su muerte, y que llegado el tal día, se suicidó, para no quedar como un mal astrólogo. Sobre su biografía, aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s