Silencio, música y prehistoria

El silencio de la música en la prehistoria (Kapellmeister Edmond)

La prehistoria –no hay escritura- es una época pródiga en imaginación. Año 21.000 antes de Cristo. La música de esta época hay que situarla en el seno del antiguo teatro de la ópera, esto es, la gruta. Música grotesca. La gruta es en sí misma un instrumento musical. Entonces la música era entrañable. Porque estaba en las entrañas de la tierra. La música era impresionante. Literalmente impresionante. En aquella cueva tenían lugar cantos mágicos. Un Chamán celebraba sus ritos antes los notables de la tribu. Es la música culta, es la música jerárquica, la música reservata, la música oculta. No había experimentos ni nada que se le pareciera. Siempre, desde el principio había un cargo de gran importancia: el censor musical se ocupaba de velar por la pureza de la música. La ausencia de esa pureza equivale al defenestramiento y engullimiento del malhadado sacerdote. Esa música es una música cazadora. Hay que cazar el favor de la divinidad. Y con algo así no se juega. El chamán es, lógicamente el precursor de Nuestro Señor Jesucristo.

La música es siempre la misma, pero su capacidad para seguir impresionando es innegable. No hablamos de música profana. No estaba inventada tal cosa La música no se escribía. Eso hubiera sido profanarla, especularla. Hacer trampa con ella. Una música limpia, inodora, discreta, astuta, zorruna, renardesca, que no deja rastro. Gracias a la discreción y al secretismo del chamán inmemorial hoy podemos sobrevolar la prehistoria musical sin demasiadas complicaciones, sin técnica, sin erudición.

Nos obliga todo ello a una humildad, a una obediencia, a una fe (católica, por supuesto), a un silencio. Un silencio muy serio, que a menudo no sabemos interpretar ni mucho menos respetar “De eso no sabemos nada”, que es lo que todos los manuales de Hª de la Música nos dicen en el epígrafe correspondiente, caso de haberlo. Es, en todo caso, esa humildad de la que hablamos nos da una alternativa: o bien nos sentamos a escuchar la narración del filósofo que glosa el nacimiento de la Hª de la Música, o bien ser uno mismo quien se sacrifique adoptando tal personalidad, impersonándola.

En futuras misivas se hablará de conceptos clave como la VERTICALIDAD MUSICAL,

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Musurgia.

5 comentarios el “Silencio, música y prehistoria

  1. Santiago Jubany dice:

    Se necesita, de forma urgente, poder leer el artículo referente a la VERTICALIDAD MUSICAL. Lo necesito para documentar un delirio sicalíptico que albergo. Gracias.

  2. Gnomo dice:

    Quizá la verticalidad sea un caduceo.

    Saludos.

  3. chico dice:

    no sirve….

  4. anonimo^^ dice:

    oye mira podriais poner mucha informacion de esto esk es para el cole…=) =D ^^

  5. kapellmeister dice:

    Creo que el 7 de mayo salió un artículo con el título de JUAN DEL OSO. Allí se explica lo de la verticalidad musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s