Para conservar la memoria

Arnau de Vilanova. Aforismos para conservar la memoria

[1] En primer lugar, todo exceso de frío exterior destruye la memoria, y principalmente el frío nocturno por mala cobertura de la cabeza.
[2] Item, calor intenso o muy grande destruye y mata la memoria.
[3] Item, exceso o superfluidad de comida o bebida perjudica mucho a la memoria.
[4] Item, uso o ingestión de cosas muy cálidas, como ajos, o cebollas, o porros, o queso, o legumbres, mucho daña a la virtud memorial.
[5] Item, uso de frutos fríos y húmedos, como melocotones, cerezas y otras cosas crudas, matan la memoria.
[6] Item, médulas o cerebros de carnero comidos a menudo, por su propiedad dañan la memoria y la corrompen.
[7] Beber mucho vino o agua muy fríos, dismunuyen el calor natural del cuerpo y, en consecuencia, dañan y debilitan la memoria.
[8] Item, beber después de comer, mientras se hace la digestión, cesa la cocción o cocimiento, por lo que se perjudica la cabeza y la memoria.
[9] Item, ociosidad o reposo adormecen el calor natural, reteniendo y ajustando las superfluidades, y por eso daña la memoria.
[10] Item, demasiado dormir y demasiado velar dañan la cabeza y la memoria.
[11] Item, dormir inmediatamente después de comer, antes de que la vianda haya alcanzado el fondo del vientre, corrompe y castiga mucho la memoria.
[12] Item, dormir con los pies calzados, principalmente con zapatos, envejece la memoria.
[13] Item, comer frutos que por naturaleza o por arte son áridos o secos a la lengua ingeridos templadamente, como son peras cocidas o asadas, o avellanas tostadas, o nueces, o castañas, o membrillos asados, impide que los vapores asciendan hasta la cabeza, lo cual ayuda nucho a la memoria.
[14] Item, comer viandas templadas, o beber templadamente, gallinas, perdices y, sobre todo, los cerebros de estas últimas, con templada refacción, no sólo reconfortan la memoria, sino todo el cuerpo.
[15] Item, comer templadamente y ejercitar convenientemente, es provechoso no sólo para la memoria, sino para todas las virtudes del cuerpo.
[16] Item, hacer deporte y fortalecerse es muy bueno para el sentimiento y para el entendimiento.
[17] Item, la expulsión de las superfluidades del cuerpo, por abajo y por las orinas, por la nariz y por la boca, y por el paladar, y mediante el peinado de la cabeza, antes de comer es muy provechoso para la virtud memorativa, y principalamente después de dormir.
[18] Item, recordar a menudo las cosas vistas y oídas, fortalecen la memoria y la conservan,
[19] Item, goce templado y honesta delectación, acrecientan no sólo la memória, sino también la virtud intelectiva y todas las demás virtudes del cuerpo.
[20] Item, lavar a menudo en ayunas los pies con agua caliente en la que se ha hecho hervir taronjil, hojas de laurel, camomila, cabezas de clavo, espliego y cosas parecidas, es muy provechoso para la memoria, la cabeza y los ojos.
[21] Item, lavar cada tres días la cabeza en ayunas con lejía en la que se ha remojado taronjil, salvia, romero y mejorana, fortalecen y reconfortan la memoria.
[22] Item, estar de pie después de comer, y andar un poco, sin prisas, es muy provechoso para la memoria.
[23] Item, comer saliandro después de comer, preparado y almibarado, elimina los vapores de la cabeza y ayuda mucho a la memoria.
[24] Item, masticar almáciga con jengibre con frecuencia y en ayunas, purga el cerebro de la humedad flemática sin ninguna violencia, y purga la cabeza, y ayuda mucho a la memoria.
[25] Item, si queréis realizar algún acto de memorización, haced uso de una confección llamada pliris cum musto, y otra confección llamada anacardina, y mirabolanos confitados, y refregad la memoria detrás de la cabeza con aguardiente: reconfortan mucho la memoria y la restauran.
[26] El aguardiente que sea hecha de vino rojo en el que se ha añadido además un manojo de taronjil, y de salvia, y de romero, y después aplíquese en la memoria con una venda de tela de lino: y es éste un gran secreto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medicina.

4 comentarios el “Para conservar la memoria

  1. Ateneo dice:

    Muchas gracias bribón, digo, patrón. 🙂

  2. Santiago Jubany dice:

    De nada, caballero. La Glutamina es un remedio más rápido, cómodo y natural, que se puede adquirir en cualquier farmacia. Pero lo suyo sería (es raro que no lo cite Arnau de Vilanova) una gota de rocío en ayunas, por vía sublingual. Desopila los vasos nerviosos y refresca la febrícula de los órganos congestos, con lo cual mejora mucho la función memorial. El Arte de la memoria, de Giordano Bruno no lo aconsejo, porque se necesita mucha memoria para aprenderlo. Un abrazo.

  3. Ateneo dice:

    Gracias de nuevo. Me dijiste o creí entenderte “glutamicina” y evidentemente eso es un antibiótico rarísimo de encontrar. La Glutamina ya me sonaba más de los culturistas.

    Por cierto, tomo ahora Eleteurococo y Gingko Biloba pero me dijiste que me ibas a enviar algo por correo ¿me lo has enviado finalmente o sigo con ésto de momento?

    Ah, algo final, tuve un sueño en que he recordardo la visita previa y descubierto más cosas, entre otras el reclinatorio a la entrada, las ganas que tenía de pedirte que me dejases rezar ahí un minuto y en el que luego tu me indicases que ahí se encontraba el aurum potabile. Sería cosa de la congestión, imagino.

    Una muy buena amiga mia de aquí mismo hace tiempo estuvo en las médulas y se trajo una piedra del interior de una de las minas abiertas. Se le ocurrió meterla en un bote con rocío cerrado herméticamente y lo dejó en un armario cerrado a oscuras. Tras dos años se acordó que lo tenía ahí y justo cuando le muestro tu blog donde aparce la foto del potabile me indica que es exactamene igual en textura, forma y color que lo que ella se ha encontrado ¿que te parece?-

  4. Santiago Jubany dice:

    Podría ser que te dijera glutamicina, pero debía ser un lapsus linguae, porque te apunté que se trataba de un aminoácido. El gingko y el eleuterococo no están mal, pueden hacer la función, pero tardan más en hacer el efecto buscado. Sobre mi envío, esta tarde sale para allá.
    Sobre las Médulas: es un paisaje sumamente delirante y conozco bien aquellas tierras. He estado allá bateando “placeres” de oro con fortuna desigual, pero los romanos sacaron oro a mansalva de aquella parte. El experimento de tu amiga es muy interesante, y sobre ello, debiéramos hablar cuando se den las condiciones ad hoc. Me parece que el resultado que obtuvo es congruente con el que puedes ver en este mismo blog. Insisto: de ello hablaremos. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s