Empédocles

Los presocráticos me interesan mucho: filosofaron de una manera honrada y se preocuparon por cosas dignas de preocupación, sin retorcerse demasiado en cosas menores. Les encantaba medir, geometrizar, cosmogonizar, aritmetizarlo todo. Hallo que sus visiones del mundo no son excluyentes unas de otras, por mucho que puedan diferir en apariencia. De entre todos esos grandes sabios, tengo un gran afecto por Empédocles de Agrigento, cuya doctrina se resume en que hay cuatro elementos (fuego, aire, agua y tierra) y dos fuerzas universales: la Amistad, que los une, y la Discordia, que los separa. Y según se unen, prosperan y según se separan, mueren y desaparecen, retornando al cuádruple bolo original.

Agrego a la biblioteca el único texto que se ha conservado de este hombre, que en un arrebato extático, presa de un delirio místico, se lanzó al Etna en llamas, diciendo a sus discípulos que no temieran, pues saldría del fuego incólume. Pero, al parecer, algo no salió bien.

empedocles.doc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s