Sobre la silla del cosmógono

Si disponemos de una mesa adecuada, como la descrita anteriormente, lógico es que también estemos en posesión de una silla o sillón de cosmogonizar. Esto es importante. Estamos hablando de la Cátedra. Pensad que el misterio de las catedrales es el secreto de las cátedras (parece mentira que a Fulcanelli se le escapara este detalle tan elemental). Aquí no se busca un simple sitial para el culo, sino un sólido símbolo de nuestro oficio. Yo uso un trono imperial tapizado en púrpura, ligeramente incómodo, pero muy adecuado al propósito. Aunque tampoco pido tanto: os vale un sillón burgués. Salid a buscar vuestra silla! Vuestra silla os está esperando sentada en sí misma!Yo os aseguro que cuando la veáis, sabréis que esa, y no otra, es la que os conviene!

225px-durer_astronomer.jpg

(Magnífico ejemplar de cátedra con palio y cosmógono en plena labor, ilustración que debemos a Durero, maestro de maestros grabadores)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s