Catecismo elemental de Cosmogonía (III)

Qué lugar ocupan las artes perniciosas y abyectas dentro de esta doctrina?
En la práctica, ninguno, pero han de ser conocidas para poder ser censuradas y evitadas a toda costa, por contrarias al orden natural y sobrenatural de las cosas; incluyo la goecia, la nigromancia, la teurgia y toda forma de adivinación, invocación o evocación de espíritus que provienen de los Caldeos, de las Clavículas de Salomón y en general, de la ignorancia de las personas.
Hubo cosmógonos que las defendieron y practicaron…
Es cierto, pero ello no compromete la doctrina cosmogónica en si misma, sino el honor y buen nombre de quienes las ejercieron. En este caso, no censuro lo que escribieron bien, sino lo que pensaron mal.
Pero defendéis la astrología, la metoposcopia, la quiromancia, la geomancia, etc.
Discrepo enérgicamente, estas cosas no se defienden: se estudian como se estudian otras cosas basadas en la ciencia relacional.
Explicáos mejor…
Se estudia astrología porque establece relaciones posibles de tipo matemático entre el cielo y la tierra, pero niego abiertamente que tenga utilidad alguna para conocer el devenir o saber la naturaleza íntima de las personas, lo cual no es posible en modo alguno. Lo mismo predico de las anteriores artes que citáis.
Incluís la Kabbalah de los judíos como arte incierta?
No. el Sefer Yetzirah y el Sefer ha Zohar son libros cosmogónicos excelentes que convienen si de su lectura no se sigue un torcimiento del bautismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s