Sobre el Bezoar y la piedra de la locura

El gran cosmógono y alquimista Ignaci de Cardona, buscador del santo Graal (que ya ha encontrado varias veces y en lugares bien distintos), a quien tengo el gusto inmenso de conocer, protagonizó una belle scene digna de mencionarla aquí en tono laudatorio pues demuestra la extrema velocidad mental que reclaman las asociaciones cosmogónicas.

Nos hallábamos cenando en un restaurante, conversando sobre la naturaleza de las cosas más profundas, cuando sucedió que de sus entrañas se liberó un sonoro pedo. En una fracción de segundo, y sin dar tiempo a pensar nada, con enorme seriedad, se excusó del hecho alegando que los gases que se producen naturalmente durante la digestión, han de ser expulsados, pues de otra forma, si fueran constreñidos en el vientre, podrían extravasarse hacia los vasos linfáticos o sanguíneos, circular por todo el sistema y terminar su periplo dentro de la bóveda craneal, donde, con el tiempo, se produciría un cálculo cerebral por efecto de la solidificación petrosa de aquellos mismos gases, cálculo conocido como “piedra de la locura“. De hecho, la literatura de nuestros antiguos físicos da por sentada la presencia de piedras bezoar y de la propia piedra de la locura.

Mi estupefacción fue extraordinaria por varias razones: por la rapidez de reflejos intelectuales que demostró entre el momento de la ventosidad y el inicio de su discurso, por la extrema credibilidad que tenía el propio discurso, muy rico y prolijo en toda suerte de detalles parabiológicos, por el mucho tiempo que invirtió discurriendo sobre el tema con una severidad de rabino y porque nunca había oído (ni nunca he vuelto a oír) un pedo tan bien excusado. Huelga decir que no sólo le dispensé del mismo, sino que le agradecí el capítulo pagándole la cena, cosa que aceptó de buen grado.

piedra-locura-bosco.jpg

En la imagen: célebre cuadro del Bosco, que muestra la extirpación quirúrgica de la piedra de la locura, responsable de la enajenación mental. Obsérvese el vientre inflado y flatulento del intervenido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Un comentario el “Sobre el Bezoar y la piedra de la locura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s