Por les funerailles d’un Dux

Aunque hoy por hoy no está previsto, desearía que una voz dulce y amable cantara esta vieja tonadilla mientras mis cenizas son arrojadas al mar a un par de millas marinas, frente al Parador Nacional d’Aiguablava (Begur), que es el epicentro de mi topografía existencial. Que nadie se alarme: estoy muy sano, pero es que me gusta tener urbanizado y bien ritualizado mi devenir, que luego todo son improvisaciones. Luego ya vendrían los ágapes funerarios, las plañideras, el discurso fúnebre y el solemne funeral católico, donde se glosarían mis virtudes.

(En esta grabación se oyen unos clicks-clicks que se deben a la deficiente conversión del sonido. Se sobreentiende que no forman parte del evento).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s