Le jeune cosmogone

egoi.jpg

Este zagal que véis aquí, tenía una gran preocupación (nada infantil, por otra parte), por el concepto de Purgatorio, que visualizaba como una serie de pasillos tenebrosos y pobremente iluminados, con puertas a ambos lados, que no conducían, una vez abiertas, sino a otros pasillos con más puertas, hasta que venía una divinidad, pasados más de mil años, que le rescataba de tan lúgubre y triste escenario.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s