In memoriam (I)

cinto.jpg

Este caballero es mi tío abuelo Jacint Salarich Colomer. Oficialmente fue peluquero de la Gestapo en Berlín, pero secretamente investigaba los arcanos del Perpetuum mobile. Volvió de Alemania con una gran fortuna, después de una prolongada estancia en París (¿acaso una entrevista con Fulcanelli?), fortuna que dilapidó (para espanto de mi familia) comprando cojinetes, correas de transmisión, bolas de acero, tubos y otros elementos necesarios para construir su machina, sin conseguirlo.

Estableció su peluquería en el Ateneo de Barcelona, donde trabó amistad con Josep Pla, que le dedica unos párrafos y otros prohombres de la época. Siempre guardó una soltería estricta, a pesar de tener un excelente natural, como se puede apreciar.

En su aventura personal, se le nubló un ojo, que quedó opalescente como una selenita. Poco antes de fallecer, inventó un fabuloso y delirante juego de mesa, híbrido entre el juego de damas y el ajedrez, cuyas normas, para desgracia de todos, se llevó a la gloria. De él heredé una buena biblioteca y lo que es más importante: el quantum genéticocosmogónico.

A él, a mi tío abuelo digo con orgullo, desde este valle de lágrimas: “Tiet: he fet realitat el teu somni!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s